Los Servicios de Cardiología y de Anestesiología del Hospital San Bernardo expusieron sobre diversos temas durante el Desayuno de Trabajo que organizó –como todos los meses- el Comité Académico de Docencia e Investigación.
El médico Federico Guzmán, residente de 4º año del Servicio de Cardiología, expuso sobre las “Indicaciones del ecocardiograma prequirúrgico y del monitoreo cardiológico intraoperatorio”.

En ese marco, señaló que “la evaluación del riesgo cardiovascular cumple un papel central para mejorar los resultados clínico-quirúrgicos mediante distintos tipos de medidas perioperatorias” y agregó que “la falta de consenso” sobre qué pacientes requieren un ecocardiograma prequirúrgico o un monitoreo cardiológico intraoperatorio “retrasa cirugías programadas, incide en el uso inadecuado de los recursos y expone a los pacientes a situaciones de riesgos prevenibles”.

Entre otros puntos, la disertación delimitó las indicaciones de uso del ecocardiograma, discriminando entre las cirugías de urgencia/emergencia y las cirugías programadas. Según puntualizó Guzmán, el estudio debe realizarse ante cirugías de urgencia/emergencia -siempre y cuando no retrase el procedimiento- ante la sospecha de “enfermedad obstructiva intracardíaca” o “hipertensión pulmonar significativa”.

También especificó las indicaciones para el pedido del ecocardiograma en cirugías programadas y observó la necesidad de indagar oportunamente en la consulta con el paciente sobre la realización del estudio con anterioridad.

En cuanto al monitoreo cardiológico durante las cirugías, Guzmán puntualizó en qué casos se sugiere la presencia de un especialista en cardiología durante las intervenciones quirúrgicas e insistió en la necesidad de evitar retrasar las intervenciones de emergencia ante la ausencia del mismo.

UTILIDAD DEL ÁCIDO TRANEXÁMICO EN CIRUGÍA ORTOPÉDICA

Por su parte, la médica Agustina Sánchez Cortez, residente de 2º año del Servicio de Anestesiología, presentó la “Utilidad del ácido tranexámico en cirugía ortopédica”, exposición dirigida especialmente para profesionales de su servicio y el Servicio de Traumatología.

La disertación permitió socializar el protocolo de utilización de esta medicación en cirugías ortopédicas, confeccionado recientemente mediante la sistematización de información bibliográfica y el análisis de datos estadísticos del Servicio de Traumatología.

La guía de administración del ácido tranexámico especifica las dosis recomendadas y los criterios de exclusión en cada caso puntual, buscando unificar criterios.

Con este protocolo se busca “disminuir el sangrado intra y post operatorio en cirugías con pronóstico de pérdidas hemáticas moderado a severo”. Sánchez Cortez destacó que el uso de la medicación redunda en “beneficios intra y post operatorios para el paciente, así como en una disminución en los costos”.