El Servicio de Dermatología del Hospital San Bernardo brinda una serie de recomendaciones para cuidar la piel del sol durante esta época. 

Durante el verano una mayor superficie cutánea estará a la vista. Ello supone, en primer lugar, que la piel se va a exponer a la radiación ultravioleta del sol, por lo
que debemos protegerla.

En segundo lugar, será un momento ideal para revisarnos la piel y así detectar de forma
precoz cualquier tipo de lesión problemática. Durante el verano, observamos
como ciertas enfermedades cutáneas mejorarán (psoriasis, eccemas), pero existen
otras que pueden empeorar (como el melasma, lupus, rosácea).

Con la llegada del verano y de las altas temperaturas es fundamental el cuidado de la
piel tanto en niños como en adultos. El Servicio de Dermatología del
Hospital San Bernardo emitió una serie de recomendaciones para tener en cuenta
al momento de vacacionar o disfrutar de los espacios al aire libre:

Evitar exponerse al sol entre las 11 y 16 horas, ya que el sol emite radiación
ultravioleta, la cual en exceso es nociva para la piel y produce envejecimiento
cutáneo, y lo que es peor: cáncer de piel.

La radiación ultravioleta que llega a la piel es mayor entre las 11 y 16 horas, por lo que
debemos evitar la exposición solar continuada en esta franja horaria.

Utilizar protector solar de un factor 30 como mínimo y aplicarlo con una
frecuencia de tres horas. Así mismo se debe tener en cuenta que el
fotoprotector debe aplicarse 30 minutos antes de la exposición solar y
renovarlo tras cada baño, incluso si es resistente al agua.

Se recuerda que en días nublados se continúa recibiendo radiación ultravioleta del sol, por
lo que también se debe proteger.

Usar anteojos con protección a las radiaciones ultravioletas, sombreros y
ropa adecuada para proteger la piel.